Seguidores

viernes, 22 de junio de 2012

Imagina que sueñas y viceversa

Qué magnífico momento  cuando una se hace con  un libro o un cd de alguien a quien admira! Cuando sé que tal o cual autor que me gusta va a publicar en breve una nueva obra, ya estoy como loca mirando dónde y cuando voy a poder asaltar directamente la librería o gran superficie en el que se va a vender. Incluso en los últimos años me propongo en firme buscar a ese autor/a en St Jordi, en el "tour" que hacen por librerías y stands para intentar conseguir una firmita. Sí, ya sé que ni las fans de Justin Bieber, pero es que yo para eso soy muy naiv. Me resulta tremendamente emocionante poder tener a mi grupo de rock favorito a escasos metros de mi, y ya no os digo estar al lado de esa mente maravillosa que me ha llevado a través de su novela a mil lugares de aventuras e intrigas. Para mi son grandes creadores de mundos imposibles a los que envidio con todo mi ser. Poder cantar, escribir o actuar para el resto el mundo tiene que ser un trabajo poco gratificante en el mundo real, pero increíblemente satisfactorio para el espíritu y el interior de esa persona. Expresar en notas musicales o en palabras escritas lo que se siente sin miedos ni censuras tiene que ser una liberación increíble.
Como en mi seno familiar siempre me inculcaron que los sentimientos y por defecto, expresarlos, era una tontería, no lo pasaba yo mal cuando viendo una película en el cine no podía evitar las ganas de llorar, o en casa, disimulando de cualquier manera que las lágrimas me bajaban por las mejillas porque supuestamente algo me había entrado en el ojo. Qué estupidez tan grande.. avergonzarse por llorar. Así mismo estaba mal visto tener fantasía, imaginar, creer en otras realidades y misterios. Con lo que me han ayudado a mí mis sueños e intuiciones: siempre me han conducido a lo que yo necesitaba, aunque no supiera a dónde me dirigían.
Cómo cuesta volver a aprender cómo vivir con sentimientos, reconocerlos y no renegar de ellos. Por eso, sin ningún tipo de vergüenza, canto y salto como la que más en un concierto, y me tiemblan las piernas cuando sólo queda la señora de delante para encontrarme cara a cara con mi escritor/ra favorito.
Ya va siendo hora de disfrutar con los placeres de la imaginacion, de dejarse llevar, que para eso están los libros, las canciones y las películas. Recuerdo una frase que pronunciaba la protagonista de una de ellas  " leo estos libros porque a través de ellos puedo ser y hacer lo que nunca sería y haría en la realidad". A los sosos de espíritu: vosotros os lo perdéis! al resto: ¡ Viva el Señor de los Anillos y E.T ! y viva a todos los que os atrevéis a soñar!

2 comentarios:

  1. ay si no fuera por los sueños.... encantada de seguirte:)

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias x tu comentario!!!un besito muy fuerte**

    ResponderEliminar