Seguidores

miércoles, 4 de julio de 2012

Yo quiero, yo puedo


 Los estudios científicos afirman cada vez más que lo que pensamos y sentimos se refleja automáticamente en nuestro cuerpo. Esta idea que hasta no hace mucho, parecía única exclusiva de las religiones orientales, y creencias New Age, están cada vez más presente en nuestro día a  día. Y es que somos lo que pensamos. Así poco a poco los científicos van observando que en nuestro cerebro, al igual que un ordenador, hay espacios que quedan "inútiles" porque están llenos de "basura", de pensamientos, creencias y recuerdos, que la mente ya no necesita. Ese espacio a lo único a lo que lleva es a posibles futuras depresiones, o incluso enfermedades como el Alzheimer. De ahí que recomienden leer mucho, estudiar idiomas, jugar incluso a videojuegos! entre otras actividades, para eliminar ese espacio basura, y que el cerebro lo restaure con nuevas redes neuronales.
 Si os detenéis un instante en vuestro ajetreado día, observaréis que no es tan raro este planteamiento; de hecho, lo más habitual es que a lo largo de nuestra vida cotidiana, aparezca en nuestra mente en algún momento el "yo no puedo": no puedo hacer esto, no lo voy a conseguir, va a ser muy difícil, etc..Casualmente ese día acabamos  agotados física y psicológicamente, o con un buen dolor de estómago o cervicales.
Al igual que los neurólogos, los psicólogos y psiquiatras están "hartos" de decirnos que  los pensamientos negativos son como una cangrena para nuestro interior. Cuando queremos darnos cuenta, hemos entrado en una espiral de la que luego es muy difícil salir, y que ha empezado por un simple "no puedo".
Está claro que nuestro cerebro es una máquina perfecta, milimétrica, y no deja nada al azar. Es como un espejo que toma nota de lo ya vivido para reaccionar después más rápido ante la misma situación. Si yo me equivoco una vez en algo, aprendo que siempre me voy a equivocar. El truco está en que nuestro cerebro obedece a nuestros pensamientos y no al revés. Dicho de otro modo, que la hayas fastidiado anteriormente, no significa que lo vuelvas a hacer, sólo si así te lo propones.
Todos nuestros traumas y complejos estarán siempre presentes, porque alguna vez nos hemos sentido mal, porque alguna vez nos han hecho sentir mal, pero eso no significa que siempre tenga que ser así.
Nuestra mente está a nuestra disposición para lo que queramos y no al revés.  Potenciemos los pensamientos positivos y cambiemos el "no puedo" por el "sí puedo".
Las teorías son eso, reflexiones en papel, que cuando se intentan llevar a la vida real, muchas veces pierden todo lo que tenían de teorías, y se quedan en nada, pero yo, he comprobado que eso es así; lo he vivido y lo he visto en otras personas. Proponerse hacer algo, debe ser el único objetivo, creer que nada es imposible debe ser un mantra, y creer en ti mismo a pesar de todo, tu bandera. Da igual la edad que se tenga para volver a estudiar, o lo que te duelan los huesos para hacer un ejercicio concreto, o el miedo que te de a confiar de nuevo en las personas.. intentarlo es el inicio, conseguirlo es la meta. Todo lo demás, todo lo que se mueve por el medio, son las mil artimañas que tu "basura cerebral" pondrá de por medio para obstaculizarte. Enséñale a tu cerebro que las nuevas realidades en tu vida las creas tú  con tu poder y tu fuerza de voluntad. ¿Quién dijo miedo?
Yo no soy el mejor ejemplo de todo esto que he explicado, porque en ese aspecto siempre he sido muy cobarde y acomplejada, y todavía me quedan muchas cosas que intentar y nuevos retos que probar, pero soy consciente del tiempo perdido por miedos ilusorios sin sentido.
Así que os animo a no perder un minuto más! A partir de hoy dibujaremos nuevos senderos en nuestros horizontes y llevaremos siempre en nuestros corazones la confianza y la seguridad de que lograremos lo que deseamos! Y aún a riesgo de que esto parezca un anuncio de la tele.. ¡ si tú quieres, tú puedes! :-)))
Anexo: para Lola Saiz, por ser inagotable en afrontar retos y superarlos.Besitos ^^

No hay comentarios:

Publicar un comentario